La policía vuelve a la zanja de Camas