La munición con la que hirieron a los policías de Gavà se utilizó en otros dos crímenes