Los políticos son considerados "corruptos" por el 68% de los ciudadanos del mundo