Un polvorín a 400 metros de las casas