Las pompas fúnebres esquivan por ahora la crisis con fútbol, moda y ecología