Pontevedra gana la batalla a los coches