El buey y la mula, en el paro