Otra agresión de un portero de discoteca a un cliente reabre la polémica