La brutal paliza de unos porteros de una discoteca de Barcelona a unos clientes que intentaron colarse