Las anclas de los barcos siegan las posidonias de Formentera