Las precipitaciones no dan tregua al Domingo de Resurrección