La pregunta que no iba a caer aviva los nervios el primer día de selectividad