Preocupación entre los vecinos que temen por su seguridad tras la explosión de la petroquímica