El presidente ruso ordena proteger del fuego los centros nucleares y bases militares