Un preso fugado se convierte en responsable financiero de un museo y roba 370.000 euros