Jeremy Meeks, el preso más sexy, condenado a 27 meses de cárcel