La presunta asesina de Cristina no le dio opción