El presunto asesino de Tenerife dejó una nota de suicidio apuntando a problemas económicos y familiares