La leche materna contiene una sustancia que protege a los bebés contra el VIH