El primer cigarrillo, el peor