Los escolares cántabros descansarán una semana cada dos meses