La primera ministra de Australia alerta del coste y la paralización causada por las inundaciones