La llegada de Ana deja numerosas incidencias en las cuatro provincias gallegas