Los primeros afortunados, ya de vacaciones