Según los primeros indicios, la explosión en un chalé de La Florida fue accidental