La espontaneidad de la princesa Leonor con las niñas mallorquinas