El príncipe Harry llega a su boda en Windsor