Los príncipes Naruhito y Masako visitan por primera vez a los refugiados