Todo hace pensar que el acusado de matar a una mujer en Toledo es un sicario