La presunta parricida de Godella, en el módulo de psiquiatría de la cárcel de Picassent