Ana Mari respira más tranquila: el hombre que lanzó sosa sobre ella y a su pequeña, a prisión provisional