A prisión los cinco presuntos yihadistas que intentaron comprar un kalashnikov en Barcelona y Madrid