Prisionero en su propia casa debido al síndrome del Hombre Elefante