Los problemas de salud mental atendidos en AP se han incrementado con la crisis, pero no las patologías más graves