Nuria es solo una de las 1,8 millones de personas con movilidad reducida en España que necesitan ayuda para salir de casa