El proceso de duelo tras una ruptura sentimental puede durar hasta dos años