Sanitarios: una profesión de riesgo