Excálibur, el perro de la enfermera con ébola, ya ha sido sacrificado