La obra, las churrerías o los centros de planchado: profesiones de alto riesgo con la ola de calor