Un profesor de Valencia, condenado a pagar 300 euros por llamar a un alumno "ceporro e inútil"