La firma propietaria de Garoña no pide renovar la explotación de la central