Un proxeneta rumano controla la prostitución en el polígono Marconi