Las prostitutas montan su primer sindicato para reivindicar sus derechos laborales