La protagonista de Lost podría estar esperando su primer hijo