La protesta de Haidar llega hasta Ginebra