Un centenar de activistas simula su muerte en el museo de Historia Natural de Londres