El clan de proxenetas desmantelado en Andalucía hacinaba a sus víctimas