¿El próximo Assange?