Un proyecto tecnológico facilita que los niños puedan ir a la escuela en transporte público de forma autónoma