Las pruebas de esfuerzo son útiles para conocer el grado de afectación del síndrome de fatiga crónica